¿Estás Onlain?

Compras por Internet ¿los Reyes de la Navidad?

Los estudios son cada día más clarificadores. Compramos por Internet y lo hacemos por comodidad, para ahorrar o por ambos motivos.

La franja de competencia en ambos modelos de negocios sigue siendo, no obstante, muy parecida. Los comerciantes “se juegan” la campaña en aproximadamente 20 días: en la primera quincena de diciembre se realiza casi el 40% de las compras y en la semana previa a Navidad, el 25%.

No obstante, el entorno electrónico no deja de ganar terreno en los hábitos de compra de los españoles, conforme sus puntos fuertes calan en una población cada día más adaptada a trabajar y vivir en entornos tecnológicos.

El año pasado, sin ir más lejos, un 29% de los regalos que hicimos los españoles o que nos hicieron durante la Navidad fueron adquiridos por Internet. Además, un 66% de los regalos comprados durante estas fechas fueron previamente buscados, estudiados y elegidos a través de la red.

Un estudio de consumo navideño de la consultora Deloitte lo deja bien claro. Aunque aún existe un amplio número de consumidores que prefieran ‘tocar’ lo que adquieren, el porcentaje de personas que se decantan por la elección electrónica no para de incrementarse año a año.

Los regalos de Navidad representan el 40% de los gastos que realiza cada familia en estas fechas. Se estima que el gasto medio por consumidor en Navidad ronda los 670 euros y en obsequios invertimos unos 260 euros.

Mientras que el consumidor de compra en comercio minorista espera a las fechas próximas a Navidad y Reyes para realizar sus compras, el comprador por Internet empieza a planificar y encargar sus regalos en noviembre, en especial los juguetes. La compra de otros productos como el textil o la pequeña electrónica se atrasa hasta el mes de diciembre.

Llegados a este punto cabría preguntarse: ¿Cuales productos preferimos ‘tocar’ y cuáles preferimos que nos envíen directamente a casa?

Deloitte afirma que el comprador prefiere elegir en tienda la comida, los libros, el textil y los juguetes, aunque previamente los haya localizado y estudiado por la red. Pero no tiene problema en comprar on line tecnología, música, películas o videojuegos.

Los aspectos que más valoran los compradores que adquieren artículos a través de Internet son: La facilidad para comparar precios y ver la opinión de otros usuarios sobre el producto, precios más bajos y la comodidad de recibir a domicilio el producto.

No obstante y pese al éxito, cada día mayor, de los canales de compra online, siempre es preciso tomar algunas precauciones para evitar desagradables complicaciones al comprar virtualmente.

Debemos comprobar que la web de la compañía contiene datos de la empresa (dirección, teléfono y horario de atención) y que ofrece distintas formas de pago (tarjeta bancaria, contrarrembolso o transferencia).

Es aconsejable verificar antes de la compra que el producto elegido coincide exactamente con el que queremos (por características, número de referencia, etc.) y que el precio final incluye impuestos y gastos de envío para no llevarnos sorpresas.

En lo relativo a los datos bancarios, sólo se deben aportar justo en el momento de realizar la transacción. Jamás hay que facilitar a nadie el número secreto (PIN) de una tarjeta, ni contestar a preguntas que nos parezcan inapropiadas durante la transacción. Como norma general, se desaconseja introducir datos bancarios desde equipos públicos (cibercafés, locutorios…).

En el momento del pago mediante tarjeta es aconsejable asegurarnos de que la dirección delapágina donde compramos es segura. La dirección web http:// debe cambiar a https://, (la “s” indica “seguro”) y también debe aparecer el candado amarillo “ssl” de seguridad online cerrado, al pie del navegador. Una llave entera al pie de la página también es un distintivo de sitio seguro.

Debemos cerciorarnos de que la web de la empresa tenga una pestaña, una dirección o un teléfono para realizar reclamaciones y para devoluciones. Y hemos de comprobar cómo se articulan, quién asume los gastos y cuál es el tiempo exacto del que disponemos para una devolución.

También hay que valorar que ciertos artículos, una vez abiertos, no pueden devolverse.

Finalmente, una vez realizada la compra debemos conservar siempre una copia de la confirmación de la misma, por si fuera de utilidad en caso de reclamación. También resulta útil guardar las comunicaciones que intercambiemos con la empresa.

website-647013_1280
Previous post

Nunca se es suficiente precavido cuando se trata de tus datos

office-620822_1280
Next post

¿Tienes un negocio y redes sociales? Pues dí: ¡Felices Fiestas!

danidoblas

danidoblas

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *